CUATRO MEDALLAS, DOS DE ORO, LE DIO EL REMO COSTAL A ARGENTINA

Dos medallas de oro (en X1 femenina y en X2 masculino), una de plata (X2 femenino) y una de bronce (X1 masculino) fue el saldo de la jornada de hoy en las competencia de remo costal en los IV Juegos Suramericanos de Playa Rosario 2019.

 

 

Evelyn Silvestro se adjudicó la medalla de oro (la duodécima para el medallero argentino) en la prueba individual femenina X1, con un tiempo de 30 minutos, 56 segundos y 65 centésimas para recorrer los 6000 metros. La presea de plata quedó en poder de chilena Danyela Álvarez, con 31m 42s 64c, y la de bronce fue para la ecuatoriana Kristen Del Rosario, con 32m 13s 68c.

 

 

Luego de la coronación, Silvestro dijo que “fue una prueba muy dura, pero pude cumplir con el objetivo que me había planteado: conseguir una medalla, y si era de oro mucho mejor. El río estaba bastante tranquilo si lo comparamos con la jornada de entrenamiento de ayer. ¿Cómo me sentí en las pruebas de doble como timonel? Muy bien. Al no tener tanto que hacer, al no llevar sobre una la responsabilidad de remar, te genera mucha más adrenalina. Estoy muy feliz por la actuación del equipo y esperamos ir por más medallas de oro en las pruebas que restan”.

 

 

En el X2 masculino, Francisco Schoo-Franco Calvo, con Evelyn Silvestro como timonel, conquistaron la medalla de oro, al cronometrar un tiempo de 26 minutos y 50 segundos. La medalla de plata quedó en poder de los paraguayos Javier Insfrán Torres-Matías Ramírez Valenzuela-Claudia Netto (timonel), con 26m 53s 65c, y la de bronce, de los chilenos Pedro Canales Maldonado-Alonso Poo Venegas-Josefa Miranda Machel (timonel), con 27m 50s 06c.

 

 

Al salir del agua, Schoo reveló que “pensábamos que en algún momento Paraguay iba a aflojar, pero eso no se dio nunca. Siguieron duro hasta el final, no sabíamos cómo hacer para relajarnos y por suerte pudimos superarlos en los últimos metros. La parte mental fue más importante que la física. No podíamos aflojar en la remada y para eso lo mental jugaba un papel muy importante”. Calvo reafirmó lo dicho por su compañero al decir que “la idea era podernos escapar en algún momento, pero, como bien dijo Francisco, Paraguay no aflojaba nunca y la carrera se hacía cada vez más dura. Había que estar muy atentos al cambio de viento, a la olla, pero lograr la medalla de oro, para nosotros, es todo. Nos pone muy pero muy contentos”.

 

 

Milagros Porta-María Martina Geminiani, con Evelyn Silvestro como timonel, lograron la medalla de plata en X2 para mujeres, con un tiempo de 30 minutos, 09 segundos y 38 centésimas. Las argentinas fueron superadas por las paraguayas Nicole Martínez González-Rocío Valdez-Claudia Netto (timonel), con 29m 58s 29c, ganadoras de la presea de oro; y superaron a las chilenas Antonio Zanetta Guzmán-Sophia Miranda Machel-Josefa Miranda Machel (timonel), con 31m 16s 05c, quienes se llevaron la de bronce.

 

 

Geminiani reconoció que “Mily es más fuerte que yo en esta distancia. Nosotras estamos acostumbradas a los 2000 metros, tal vez por eso a partir de los 3000 metros el cansancio se fue haciendo sentir. De todos modos es un orgullo enorme integrar el equipo argentino, y una felicidad inmensa el poder llevarme una medalla. Le quiero dedicar este segundo puesto a mi familia y a mi entrenador, Christian, que me apoyó muchísimo cuando quise dejar el remo”. Porta comentó que “ella estuvo a punto de dejar el deporte, yo lo dejé cuando tenía 15 años y lo retomé hace apenas dos meses. Estamos acostumbradas a remar en lago y nos costó acostumbrarnos al río. Si bien el trabajo físico está, acá la cabeza juega un papel importante. Hay que estar muy centrada para no perder la concentración. Sabíamos que Paraguay era un rival muy duro, y lo demostró. Ahora hay que pensar en la carrera de mañana y en los muchos desafíos que nos ofrecerá el remo este año”.

 

 

En la competencia individual masculina X1, Federico Pacheco obtuvo la medalla de bronce, con un registro de 29 minutos, 14 segundos y 39 centésimas. El oro quedó en poder del peruano Álvaro Torres, con 29m 02s 19c, en tanto que la presea de plata fue para el venezolano José Guipe, con 29m 10s 18c.

 

 

Pacheco admitió que “primero como deportista y segundo como rosarino siento un enorme orgullo por haber conseguido esta medalla. Uno siempre trata de dar lo mejor de sí, pero esta regata fue dura de principio a fin. Tuve algunos problemitas en la primera vuelta, pero por suerte los pudimos ir superando. Uno tal vez no está acostumbrado, por ejemplo, a que el tramo más largo haya que hacerlo contracorriente. Eso te obliga a hacerlo con mucha fuerza y el desgaste es grande. En los últimos 400 metros dejé todo lo que me quedaba en el tanque y, si bien estuve durante un tramo en el segundo puesto, logré un tercer puesto que me permitió llegar al podio. Ahora hay que pensar en lo que viene y en seguir sumando, porque esto es un equipo, el equipo argentino, y es un orgullo integrarlo”.

Visto 771 veces

Medios

Prensa COA