Juan Martín Del Potro, vuelta olímpica

Juan Martín Del Potro, vuelta olímpica Prensa COA / ENARD

Tal como en Londres 2012, de su cuello cuelga una medalla. Pero esta vez cambió su metal: del bronce pasó a la plata. Juan Martín del Potro le dio a Argentina su segunda presea en Río 2016, donde volvió a demostrar que los Juegos Olímpicos le van a medida.

 

La derrota en la final del single masculino ante un majestuoso Andy Murray, por 7-5, 4-6, 6-2 y 7-5, no le quita mérito a su semana de ensueño en tierras brasileñas: la “Torre de Tandil” dejó en el camino, entre otros, a los mismísimos Novak Djokovic y Rafael Nadal.

 

Hace menos de un año, por obra y gracia de una muñeca izquierda renuente a sanar pese a haber sido sometida a una tercera intervención Del Potro barajó la posibilidad de abandonar su carrera. Tozudo, regresó al circuito ATP a fines de febrero, tras dos años con muy poca actividad.

 

Gracias a su ranking protegido, el número 141 del ranking, desembarcó en Brasil, con pocas certezas. Y sin demasiada ilusión una vez que el sorteo determinó a Djokovic como su rival en el debut.

 

La gran victoria sobre el serbio hizo renacer al viejo campeón del US Open 2009. Volvió a aparecer su derecha en plenitud y el revés a dos manos le funcionó. Como cuando obtuvo el bronce en Londres 2012, Djokovic se rindió a sus pies.

 

Luego siguió superando obstáculos: el portugués Joao Souza, al japonés Taro Daniel, los españoles Roberto Bautista Agut y Nadal. Finalmente, tropezó con el ahora bicampeón olímpico, el escocés Murray.

 

Pero Del Potro se puede ir de Río 2016 con la frente bien alta: en la semana de su recuperación tenística, sumó su segunda medalla olímpica, la segunda también para Argentina en estos Juegos, luego de la dorada obtenida por la judoca Paula Pareto.

Visto 7418 veces