Educación Olimpica

El Comité Olímpico Argentino (COA) está comprometido a que una de las fortalezas de su gestión debe estar intrínsecamente vinculada a la Educación Olímpica, puesto que el olimpismo debe ser considerado una filosofía de vida que utiliza al deporte como agente transmisor de sus principios fundamentales formativos, pacifistas, no discriminatorios, democráticos, humanitarios, culturales y ecologistas.

La propuesta de incluir el olimpismo como contenido curricular se sustenta en lineamientos rectores instituidos en la Carta Olímpica, estatuto que resume los principios fundamentales, las normas y los textos de aplicación del movimiento olímpico internacional.

 

Los principios filosóficos y prácticos del olimpismo son insumos óptimos, de búsqueda de la excelencia, para fomentar la reflexión ética y la formación de una ciudadanía libre y responsable.

La Educación Olímpica está concebida como un espacio de relación, conceptual, valorativo y actitudinal en el que el deporte es un medio para formar mejores personas, mejores organizaciones, mejores comunidades y mejores sociedades.

El COA creó un programa de Educación Olímpica capacitando docentes, creando material didáctico específico y promoviendo la inserción del olimpismo en la escuela a través de la cátedra de Educación Física e invita a todo el espectro deportivo y educativo argentino a compartir este camino.



 

Unos 120 alumnos de la Escuela Normal Superior Nº 6 “Vicente López y Planes”, de la ciudad de Buenos Aires, escucharon con mucha atención una charla sobre “Juegos Olímpicos de la antigüedad y los Juegos Olímpicos en la Era Moderna” que ofrecieron la Directora del Programa de Educación Olímpica, Prof. Silvia Dalotto de Marcó y el Prof. Alejandro Almada en uno de los salones de ese establecimiento educativo.

El símbolo olímpico se compone de cinco anillos del mismo tamaño entrelazados, utilizados en uno o varios colores que son: azul, amarillo, negro, verde y rojo.
Expresa la actividad del Movimiento Olímpico y representa la unión de los cinco continentes y el encuentro de los atletas del mundo en los Juegos Olímpicos (Art. 8, Carta Olímpica).

La bandera, creada por Coubertin en el año 1913, fue aprobada en el Congreso Olímpico de París en 1914, pero debido a la suspensión de los Juegos de la VI Olimpíada en 1916 por la I Guerra Mundial , la misma hizo su primera aparición en los Juegos de la VII Olimpíada en Amberes (Bélgica) en 1920.

Lema Olímpico

Creado por el padre Henri Didon (estrecho amigo del barón Pierre de Coubertin), el lema oficial de los Juegos Olímpicos y del Movimiento Olímpico es "Citius, Altius, Fortius” significa "más rápido, más alto, más fuerte", y es un llamado a los atletas a que se esfuercen por la excelencia personal en todo lo que hacen.

 

La llama olímpica se ha transformado en un símbolo de pureza y de unión entre los pueblos pues es llevada por sistema de relevos desde el santuario de Olimpia
a la ciudad sede de los Juegos , transmitiendo un mensaje de paz, esperanza y fraternidad entre los pueblos del mundo.

La antorcha en sí misma es un elemento pedagógico de gran significado, puesto que el diseño y los materiales que se utilizan para su confección suelen reflejar aspectos culturales del país anfitrión.

 

Es una pieza musical compuesta por Spiros Samaras con palabras de un poema de Kostis Palamas (ambos de nacionalidad griega) y se estrenó en los I Juegos de la Olimpíada en Atenas 1896.
En la actualidad se escucha durante el izamiento de la bandera olímpica en las ceremonias de apertura y clausura de un Juego Olímpico.

 

Página 6 de 6