Imprimir esta página

TORONTO 2015, UNA EXPERIENCIA POSITIVA PARA EL HOCHEY

Delfina Merino en la victoria ante Chile por las semifinales de Toronto 2015. Delfina Merino en la victoria ante Chile por las semifinales de Toronto 2015. Prensa COA / ENARD

Los Leones y Las Leonas se quedaron con las medallas de oro y de plata, respectivamente, en los Juegos Panamericanos Toronto 2015, en lo que fue una competencia sumamente enriquecedora para ambos seleccionados nacionales.

 

“La verdad que fue un torneo que nos salió redondo ganando la de oro”, sostuvo Juan Gilardi. “También lo encaramos con mucha alegría. Un grupo bárbaro que ya venía de clasificar directo a Río en la World League. Jugamos bien, fuimos de menor a mayor y encaramos la final, en la que fuimos superiores”, agregó.

 

Delfina Merino, una de las referentes de Las Leonas, destacó lo positiva que fue esta nueva experiencia panamericana. “Fue un torneo que disfrutamos mucho jugar. El objetivo del oro no lo pudimos cumplir por un solo partido. Llegamos a la final, nos tocó disputarla con Estados Unidos y, en un partido muy duro y ajustado, nos tocó perder esta vez”, relató Merino. “Nos tocó irnos con la medalla de plata. No es poca cosa. Hoy con Las Leonas nos toca un momento de recambio. Y disfrutamos tanto afuera como adentro de la cancha. La Villa estaba divina, muy confortable. Fue un lindo torneo, lástima el final, pero fue un buen empujón para lo que se viene”, agregó.

 

El bajo nivel de los rivales en las instancias preliminares se opone al alto nivel de los contrincantes en la final, tanto en el caso de los varones como de las chicas. “El Juego Panamericano es un torneo especial porque los partidos no son muy competitivos, lo que hace difícil la preparación en la semana previa a las finales. Jugábamos los partidos y después entrenábamos”, contó Gilardi. “En los primeros partidos, el equipo se dedicó a practicar cosas que después iba a usar en la final. Siempre con seriedad y sin subestimar al adversario”, sostuvo.

 

Por su parte, Merino contó que llegaron a ganar partidos por más de 10 goles de diferencia y “en el hockey eso no se da mucho. Con Chile en las semifinales ya había un poquito menos de diferencia y, ya la final con Estados Unidos era un partido decisivo, a todo o nada”.

 

En cuanto al nivel general, Gilardi destacó a los equipos centroamericanos y a Brasil, que clasificó a los Juegos Olímpicos por primera vez. “Hay equipos que juegan más al hockey que en Panamericanos anteriores, en los que se sacaban la bocha de encima. En toda América ahora hay una idea de querer jugar mucho más, y copian a Argentina, a Canadá…Está bueno que los equipos quieran jugar y progresar”, dijo.

 

En cuanto a las instalaciones, el defensor sostuvo que tanto las canchas de entrenamiento como las de partido estaban “nuevas e impecables. Y la Villa muy agradable, una vista muy linda desde el departamento, el comedor grande y una sala de juegos muy linda”.

 

Delfina coincidió con Juan, afirmando que “la Villa estaba muy buena, muy linda, muy acogedora. Se notaba un orden, me hizo acordar a Londres, en el que había muchas opciones para los momentos libres, de estar distendidos. Había lugares verdes. La atención en el comedor bárbara, mucha variedad de comidas. Nada en contra, fue muy confortable. Las Leonas nos sentimos muy a gusto”.

 

Visto 2925 veces