18 DE AGOSTO: PARTICIPACION DE LOS ATLETAS ARGENTINOS

18 DE AGOSTO: PARTICIPACION DE LOS ATLETAS ARGENTINOS Prensa COA / ENARD

La MEDALLA DE ORO ganada hoy por el seleccionado masculino de hockey sobre césped equiparó a la mejor cosecha histórica de oros para una delegación argentina en un Juego Olímpico, ya que en Londres 1948 también se habían obtenido tres preseas doradas (Delfo Cabrera, en maratón y los boxeadores Rafael Iglesias, en peso pesado y Pascual Pérez, en la categoría de hasta 51 kilos). Esa producción dorada también se había dado en dos ediciones anteriores, Amsterdam 1928 (los boxeadores Víctor Avendaño, en hasta 79 kilos y Arturo Rodríguez Jurado, pesado y el nadador Alberto Zorilla, en 400 metros libres) y Los Ángeles 1932 (los boxeadores Carmelo Robledo, en hasta 57 kilos y Alberto Lovell, pesados, junto al maratonista Juan Carlos Zabala), otra vez con el boxeo como actividad clave.

 

Para redondear una semana inolvidable para la familia Lange, Yago y Klaus, hijos de Santiago, flamante medallista dorado en la clase Nacra 17, obtuvieron un DIPLOMA OLÍMPICO, al terminar séptimos en la clase 49er. masculino, celebrada la denominada Medal Race.

 

Con este panorama, Argentina escaló al puesto vigésimo segundo del medallero de estos XXXI Juegos Olímpicos - Río de Janeiro 2016, con los oros de Paula Pareto, en la categoría hasta 48 kilos de judo; de Santiago Lange-Cecilia Carranza, en la clase Nacra 17 de vela, y hoy del seleccionado masculino de hockey sobre césped y la plata de Juan Martín del Potro, en individual masculino de tenis.

 

Además registra diez DIPLOMAS OLÍMPICOS: el seven de rugby; el seleccionado femenino de hockey sobre césped, Las Leonas; Melisa Gil en la prueba de skeet de tiro deportivo; Emiliano Grillo en el individual masculino de golf; Alberto Melián y Yamil Peralta en las categorías hasta 56 kilos y 91 kilos de boxeo, el seleccionado de basquetbol, el seleccionado masculino de voleibol y Patricia Bermúdez, en la categoría hasta 48 kilos de lucha libre, sumada a la que hoy consiguieron los hermanos Yago y Klaus Lange . El detalle completo de hoy:

 

 

HOCKEY SOBRE CÉSPED

 

El seleccionado masculino de hockey sobre césped tocó el cielo con las manos. Llegó como uno más, sin chapa de candidato. Y se fue con la MEDALLA DE ORO. Venció en la final a Bélgica por 4-2, pero lo más relevante es que cumplió una campaña perfecta, dejando en el camino a los grandes “cucos” de este deporte.

Con temple y personalidad, el equipo de Carlos “Chapa” Retegui (primer técnico de un deporte colectivo en consagrarse doble medallista olímpico) fue edificando su última victoria antes de trepar al escalón más alto del podio a partir de los tantos logrados por Pedro Ibarra, Ignacio Ortiz, Gonzalo Peillat y Agustín Mazzilli. Los descuentos del conjunto belga fueron obra de Tanguy Cosyns y Gauthier Boccard.

El partido arrancó complicado. Porque Bélgica movió la bocha de izquierda a derecha, encontró precisión en el traslado y distribución confundiendo a una Argentina sorprendida. Y encima, cuando todavía no se había cumplido el minuto 2, abrió la cuenta por intermedio de Cosyns, quien desvió la bola en el círculo y sometió a Juan Manuel Vivaldi. 
Tras la conquista, Bélgica siguió dominando, sin que Argentina pudiera recomponer la línea. Hasta que a los 11 minutos, una jugada de corner corto le dio aire al campeón Panamericano en Toronto 2015. A diferencia de otras ocasiones, la maniobra engañó, el ejecutor fue Ibarra y el empate 1-1 quedó sellado.
Argentina no cejó en su intención de ataque y una habilitación de Lucas Vila le permitió a Ortiz establecer el 2-1, con un disparo cruzado en el círculo que ingresó por el poste derecho del arquero Vincent Vanasch. 
En desventaja, los belgas volvieron a asumir el control del desarrollo, pero no estuvieron tan efectivos en la zona de definición como tampoco en la maniobra del fijo, más allá de las buenas respuestas de Vivaldi. 
Los Leones, en esta oportunidad más Leones que nunca, continuaron atacando y en una maniobra desde el fijo aumentaron las cifras. Un disparo del “Hacha” Peillat, quien llegó al tanto número 11 en el certamen, puso el 3-1. 
Desde el inicio del complemento, el partido se volvió más friccionado. Con Bélgica buscando de manera insistente, aun cuando no hallaba la profundidad de otras tardes. Argentina defendió bien hasta que en el último minuto del tercer cuarto, una excelente maniobra individual de Gauthier Boccard puso el encuentro 2-3.
El cuarto final se jugó con tensión y nervios. Bélgica adelantó sus líneas y buscó desbordar por ambos laterales. Y forzó la realización de un corner corto, cuando faltaban 5 minutos, que puso los pelos de punta al público. El remate desviado de Dockier trajo alivio. 
El equipo rojo era una tromba y seguía insistiendo. Salió el arquero Vanasch y Bélgica se la jugó con un arquero-volante en los últimos 3 minutos. Vivaldi tuvo una tapada consagratoria sobre Dockier, cuando apenas quedaban 120 segundos.
Y cuando transcurría el minuto final, Mazzilli, el pibe de Lanús, le puso cifras definitivas a la historia para gritar campeón olímpico por primera vez en la historia. 
La medalla de bronce quedó para el bicampeón saliente, Alemania, que venció por 4-3 en los penales a Holanda, luego de que el partido finalizara empatado 1-1.

Entre lágrimas de emoción y alegría, Lucas Rossi admitió que “no vinimos a participar en el campeonato, soñamos con esto desde el primer día y lo logramos merecidamente. Sentimos muchas emociones: es el trabajo de toda una vida, el premio a entrenar, a no bajar nunca lo brazos. Esto es la gloria total. Sin dudas es lo máximo que podemos lograr. Lo importante es no darse por vencido cuando hay momentos complicados, como las lesiones que me tocaron sufrir, pero hay que seguir siempre para adelante. Todo es aprendizaje. Somos un equipo donde no todos somos perfectos, pero sí somos trabajadores. Dudo que otro plantel se haya entrenado tanto como lo hicimos nosotros”.

Lucas Vila reconoció que “no puedo creer que seamos los mejores del mundo. El plantel estuvo comprometido con este proyecto desde el primer momento y cada uno aportó su parte para lograr la obtención de la medalla dorada. Ahora habrá que mantenerse en lo más alto de todo, sin olvidarnos desde dónde venimos y que hace cuatro años terminamos décimos en los Juegos de Londres. Le quiero dedicar la medalla a mi familia, a mis entrenadores del Banco Provincia, a mis amigos, porque en las malas siempre me acompañaron y a toda la gente que estuvo siempre a mi lado”.

El delantero Matías Paredes, quien se perdió la final a causa de una fractura en el quinto metatarsiano del pie derecho que sufrió en la semifinal contra Alemania, remarcó que “ahora deberemos seguir avanzando para que el techo al que llegamos no nos aplaste. Este equipo tuvo todo: alegría, huevo y además juego. Estoy en el seleccionado desde 1999 y las pasé todas. Hubo tiempos de muchas decepciones, de torneos a los que no clasificamos y esas cosas. Sabemos el esfuerzo que venimos haciendo desde hace rato. Por eso creo que nos lo merecemos mucho. En proporción este es un triunfo enorme. Somos pocos (10.000 federados) varones los que jugamos al hockey en la Argentina”, y no quiso olvidarse de “los ex jugadores del seleccionado que nos inculcaron el amor por esta camiseta hermosa”. Por último, Paredes (reemplazado en el partido final por Lucas Massó) remarcó que “hubiese firmado perderme esta final si la garantía era colgarnos la medalla de oro. Si alguien me hacía esa propuesta de antemano, la firmaba. Sabía que mis compañeros son unas fieras y el triunfo no se nos podía escapar”.

Finalmente, Carlos Retegui destacó que “esto empezó hace tres años y medio, cuando nos ofrecieron hacernos cargos de los chicos y hoy estamos en el cielo olímpico, porque este título quedará para toda la vida en nuestros corazones. Le quiero dedicar este éxito a toda la gente que colaboró con nosotros desde un primer momento. Me quedo con la convicción de los deportistas argentinos. Tal vez no muchos toman conciencia del significado de ver la bandera nuestra en lo más alto de todo y que el mundo vea cómo se pueden hacer las cosas bien en Argentina me llena el alma. Me quiero ofrecer para ir al lugar que sea de la Argentina a difundir todo lo que vivimos y a transmitirle mis enseñanzas a cada entrenador. El deporte es armonía, es amistad, es que salgan de los malos hábitos y que salgan de la calle. También los abuelos tienen que hacerlo porque ayuda”.

En medio de los festejos de “los chicos de oro”, varios deportistas se acercaron a saludarlos. Entre ellos, dos de las oficiales de atletas de la delegación argentina, la ex patinadora Nora Vega y la ex remera María Julia Garisoain, el gimnasta y ahora periodista Federico Molinari y también la medallista de oro en estos Juegos, la judoca Paula Pareto. “La Peque” alentó desde las tribunas, firmó autógrafos, se sacó fotos con todo el mundo y cuando se cruzaba con los flamantes campeones del hockey, les confesaba: “vine a verlos porque siempre confié en ustedes. Desde el primer partido que los vi en Río me convencí de que iban a llegar hasta acá y que se iban a llevar el oro”. Luego, en charla con los periodistas, dijo que “es muy lindo ver cómo el deporte argentino está creciendo, cómo el apoyo que se nos da desde hace ya tiempo rinde sus frutos. Me da mucha felicidad. Todas las medallas se festejan, no importa el color. Es muy lindo porque les da esperanza a todos los chicos que hacen deportes en nuestro país, que ven que con trabajo y esfuerzo es posible llegar al podio en los Juegos Olímpicos”.
ARGENTINA (4): Juan Manuel Vivaldi; Juan Gilardi, Pedro Ibarra y Gonzalo Peillat; Ignacio Ortiz, Lucas Rossi, Juan López y Manuel Brunet; Facundo Callioni, Lucas Vila y Agustín Mazzilli. Luego entraron Luca Massó, Juan Saladino, Lucas Rey, Joaquín Menini e Isidoro Ibarra. DT: Carlos Retegui
BÉLGICA (2): Vincent Vanasch; Emmanuel Stockbroekx, Arthur Van Doren, Loick Luypaert; Simon Gougnard, John John Dohmen, Felix Denayer y Elliot van Strydonck; Tanguy Cosyns, Thomas Briels y Florent van Aubel. Luego entraron Gauthier Boccard, Jerome Truyens, Cedric Charlier, Sebastien Dockier, Tom Boon. DT: Shane McLeod
Goles en el primer cuarto: 2m. Cosyns (B); 11m. Ibarra (A) y 14m. Ortiz (A).
Gol en el segundo cuarto: 6m. Peillat (A).
Gol en el tercer cuarto: 15m. Boccard (B).
Gol en el cuarto cuarto: 15m. Mazzilli (A).
Árbitros: Wright (Sudáfrica)-Blasch (Alemania).
Estadio: Complejo de Hockey de Deodoro.

 

VELA

 

Yago y Klaus Lange, hijos de Santiago, flamante medallista dorado en Nacra 17, obtuvieron un DIPLOMA OLÍMPICO, al terminar séptimos en la clase 49er. masculino, celebrada la denominada Medal Race.
Los hermanos Lange ocuparon la séptima ubicación en la general, que fue ganada por los neocelandeses Peter Burlin y Blair Tuke, escoltados por la pareja australiana (Nathan Outteirdge y Lain Jensen) y la alemana (Erik Heil y Thomas Ploessel). En la Medal Race llegaron en séptimo lugar y sumaron 14 puntos para redondear un total de 132, para quedar también séptimos en la clasificación final.
Yago y Klaus recibieron el abrazo emocionado de su padre al terminar la regata en el club náutico Marina da Gloria, para cerrar un juego olímpico inolvidable para la familia, ya que obtuvieron diploma en su debut en la máxima competencia del deporte mundial.
“Cerramos una semana inolvidable, la emoción es muy fuerte. Por lo de papá y por lo nuestro. Creo que con el tiempo vamos a poder valorar más lo que hicimos. La regata fue muy dura, con un viento arrachado, pero pudimos manejarlo” fueron los primero conceptos apenas terminada la prueba.

“Creo que esto no es sólo de nosotros, es de la náutica argentina, Es muy importante que el país esté revuelto por lo que logró el viejo con Ceci (Carranza). Y en lo personal es muy fuerte. Pensar que el año pasado papá era operado de cáncer en Barcelona, mientras nosotros tratábamos de clasificar a Río. Teníamos mucho miedo, pero estuvieron nuestros otros dos hermanos. Y ahora todos disfrutando de esto”, entregaron casi como una confesión los hermanos con los ojos humedecidos.

Yago, el mayor y el más locuaz, narró que el padre los abrazó y los felicitó porque “no es nada fácil lograr un diploma en el primer juego olímpico, más cuando competís con duplas que ya tienen dos o tres encima. Pero más allá del resultado, lo que valoramos es el rendimiento, Creo que lo hicimos bien”.
Luego explicó que “como deportista lo aprendí del técnico de básquetbol Sergio Hernández el día de la inauguración. Me dijo que debía valorar esto por rendimiento, más allá de ganar o perder, Y que con el tiempo las cosas se aprecian mejor".
El rendimiento de la dupla a lo largo de las regatas fue muy parejo y ellos lo explicaron así: “Tuvimos adversidades, una protesta que para nosotros no fue correcta y que nos dejó sin chances de medalla en la Medal Race. Pero las superamos. Estamos conformes por el diploma, aunque siempre queremos más. Somos muy competitivos"-
Yago puso énfasis en que el logro es "de la familia, de los amigos, del club, de mucha gente que nos ayudó. El viejo es como un director, pero tenemos que agradecer al Cenard, a Miguel Saubidet, a Javier Conte, a “Camau” Espínola, que ya no está en la náutica, pero con él hablamos esta mañana, a la psicóloga del Cenard. A muchísima gentes que nos mandó mensajes por las redes sociales”.
Ambos velistas enfatizaron que tienen muchas ganas “de estar en Tokio 2020, pero para eso hay que hacer una programación seria de tres años”.

Tokio 2020 es el próximo gran objetivo y para los hermanos Lange “Argentina puede tener cuatro equipos peleando por medallas. Lo demostró Facundo Olezza, el FX con Victoria Travascio y Sol Benz, nuestros primos en el windsurf, que ya tuvieron medalla olímpica en juveniles. La náutica argentina viene consiguiendo medallas desde el '96. Es cuestión de poner ganas, de trabajar mucho, de tener disciplina”. A lo que Yago agregó: “no tengo el talentos de otros chicos que navegan, pero con muchas ganas y pasión se puede. Lo aprendimos del viejo”.
Los hermanos Lange se juntaron para competir en 2013 y lograron el pasaje a estos Juegos en los Mundiales de clases 49er y 49eFX, celebrados el año pasado en el club Náutico San Isidro.

En tanto, el padre de ambos y medallista de oro en estos Juegos, Santiago, dijo que “verlos en una final es otro regalo de la vida. Es increíble, son demasiadas emociones. Y de a poco voy tomando conciencia de todo esto. Hoy vino especialmente a conocerme el presidente del Comité Olímpico Internacional (Thomas Bach) y a presenciar la regata. Además, recibir tanto cariño de la gente, de mis compañeros de trabajo, que son de mi edad y están contentos de que un viejito pueda andar bien...”.
El tema afectivo, que fue el sello de la familia Lange en estos Juegos, fue para Santiago “muy importante y quiero subrayar que con Ceci (Carranza) sentimos que hicimos mucho para la unión entre argentinos y brasileños. El día que ganamos, en el club, que debía estar cerrado y lo abrieron para nosotros, había más brasileños que argentinos. Brasil es nuestra casa. Los relatores de televisión lloraban el día que ganamos la medalla dorada. Y cuando caminamos por la playa, los brasileños vienen a sacarse fotos con nosotros”. 
En cuanto a su influencia en el camino deportivo que tomaron sus hijos, explicó: “los padres vamos aprendiendo en el camino. Traté de educarlos para que pongan pasión, esfuerzo, que trabajen, que sean honestos. Que sean capaces de elegir su destino. No sé si lo hice bien o no porque los padres nunca sabemos si lo hicimos bien. Pero de lo que estoy seguro es que navegan porque les gusta de verdad”.
“Al principio empecé como su entrenador, pero di un paso al costado. Creo que al principio no les gustó. A mí me parecía demasiada presión, demasiada responsabilidad, exigirles a mis hijos. Por suerte tienen a una máquina como entrenador, Miguel Saubidet (el tío). Formaron un gran equipo y sólo estoy atento por si me quieren hacer una pregunta. Inclusive yo estaba convencido que para ganar una medalla acá había que venir a Río, pero ellos eligieron otro camino y yo lo respeto”.
Lange habló sobre el proyecto de estar en los próximos Juegos en Tokio y dijo que “hay que pensar en eso ya. Planificar a largo plazo. Tenemos con Ceci un equipazo que te permite perder un año (en alusión al 2015 y a su operación). Eso me da tranquilidad. Tenemos un cimiento sólido. Ahora hay que ponerse a trabajar y disfrutarlo. Y tener la energía para encararlo. Río para nosotros va a ser inolvidable. El secreto de la vida es encontrar lo que uno realmente quiere”.

 

CICLISMO BMX

 

El sanjuanino Gonzalo Molina avanzó a las semifinales de la prueba masculina de BMX, que se realizó en el Centro Olímpico de la especialidad, en Deodoro. En su primera participación olímpica quedó entre los 16 mejores competidores de la instancia de cuartos de final, al ubicarse tercero (36 segundos y 078 milésimas), segundo (35s 412/1000) y quinto (36s 122/1000) en las tres carreras disputadas por la cuarta manga clasificatoria.
De esta manera, Molina volverá a correr mañana en la segunda semifinal. En esa tanda, partirá junto al australiano Sam Willoughby, los holandeses Twan Van Gendt y Niek Kimmann, el estadounidense Connor Fields, el neozelandés Trent Jones, el canadiense Tory Nyhaug y el venezolano Jefferson Milano.
Molina participa de sus primeros Juegos Olímpicos tras ganar la medalla de bronce en los Juegos Sudamericanos de Santiago de Chile 2014 e ingresar sexto en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015.

 

ATLETISMO

 

El bonaerense Germán Lauro no logró conseguir el pasaje a la final en la prueba de lanzamiento de bala y quedó eliminado de los XXXI Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, ya que la marca de 19,89 metros no le alcanzó para estar entre los 12 mejores (la otra posibilidad era marcar 20,65 metros o más para acceder directamente a la fase decisiva), en la competencia que se realizó en el estadio olímpico de Engenhao.

Lauro consiguió los 19,89 en su primer intento, y no pudo mejorar la marca en los otros dos, donde estableció 19,56 y 19,61. El atleta de Trenque Lauquen estuvo muy lejos de su mejor registro (21,26), conseguido el 10 de junio de 2013, en la Liga de Diamante, en Doha, pero también del más destacado de esta temporada (20,29), establecida el 26 de febrero, durante la Reunión Internacional de Atletismo de Villa de Madrid, en la capital española.

Junto a su entrenador Andrés Charadía había realizado realizó un intenso trabajo de preparación en León, España, y luego en Fortaleza, Brasil. Sin embargo, una molestia en su hombro derecho, que le complicó el entrenamiento en lo que va del año, no le permitió llegar a estos Juegos en la mejor forma.

Llegaba a Río de Janeiro con un valioso antecedente: su sexta ubicación en Londres 2012 (como olímpico había debutado en Beijing 2008), con una marca de 20,84 metros, y de haber logrado la medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, con un registro de 20,24. 

Además, en el Mundial de atletismo 2013, en Moscú, había ocupado el séptimo lugar, con una marca de 20,40 metros, y en el de 2015, en Beijing, fue noveno con un registro de 19,70. Fue también campeón sudamericano en 2006, 2007 y 2011, y también incursionó en el lanzamiento de disco y fue campeón iberoamericano en 2007.

 

PENTATLON MODERNO

 

Los unió el deporte y el amor. Por primera vez la ucraniana nacionalizada argentina Iryna Khokhlova y su esposo, el bonaerense, Emmanuel Zapata compiten juntos en un Juego Olímpico, representando a Argentina. Ella finalizó vigésimo octava en la prueba de esgrima del pentalón moderno, al lograr 14 victorias y 21 derrotas, acumulando 148 puntos, mientras que él terminó trigésimo tercero (entre 36 participantes), con 11 triunfos y 24 caídas y un total de 166 unidades.

Ante algo más de 200 personas, en el estadio Arena de la Juventud, de Deodoro, Khokhlova arrancó perdiendo con la australiana Chloe Espósito. Más tarde, la atleta nacida en Donetsk, en enero de 1990, cayó sucesivamente con las lituanas Laura Asadauskaite y Leva Serapinaite.
Khokhlova no pudo salir de la mala racha y también perdió con las italianas Claudia Cesarini y Alice Sotero. El primer triunfo llegó ante la húngara Zsofia Foldhazi y luego perdió con otra húngara, Sarolta Kovacs. 
A continuación le ganó a la alemana Lena Schoneborn (culminó como segunda con 244 puntos), mientras perdió con Annika Schleu. La mejor serie de Khokhlova se dio ante las británicas Kate French y Samantha Murray, a quienes venció por la ronda 5.
En suma, consiguió 14 triunfos y 21 derrotas en la etapa clasificatoria, acumulando 148 puntos. Quedó muy lejos de la línea de la polaca Oktawia Nowacka, que terminó como líder con 262 unidades. 
Mañana, desde las 12.00, habrá competencias en natación, la ronda de esgrima adicional, la prueba de ecuestre y la combinada. 
En el segundo turno, Zapata arrancó su rutina con dos victorias (al irlandés Arthur Lanigan O'Keeffe y al kazajo Pavel Ilyashenko) y una derrota (ante el australiano Max Espósito), pero luego su paso fue irregular y terminó ubicado en el puesto 33 (entre 36 participantes), con 11 triunfos y 24 caídas y un total de 166 unidades.
El líder de la clasificación es el ruso Alexander Lesun, con 268 puntos (récord olímpico), gracias a una cosecha de 28 victorias y apenas siete derrotas.

Khokhlova  y Zapata se conocieron compitiendo, en 2009. Ella representó a Ucrania en Londres 2012, y él vio la prueba de afuera, ya que era el primer suplente, a la espera de que un competidor sufriera una lesión para reemplazarlo, cosa que finalmente no ocurrió. Emmanuel siguió con atención la actuación de Iryna, que culminó décima. Por entonces ya eran algo más que amigos. El noviazgo floreció comunicándose con una mezcla de castellano, ruso e inglés, y la idea era casarse después de los Juegos de Río. Pero los conflictos internos de Ucrania obligaron a adelantar los tiempos: contrajeron matrimonio en noviembre de 2014, por lo que Iryna decidió adoptar la ciudadanía argentina y competir por nuestro país.

 

TRIATLON

 

El sanjuanino Gonzalo Tellechea ocupó el puesto cuadragésimo quinto en la clasificación para la prueba de triatlón de los XXXI Juegos Olímpicos de Rio 2016 de Janeiro, que se realizó en el Fuerte de Copacabana. El porteño Luciano Taccone, en tanto, clasificó cuadragésimo octavo.

Si bien Tellechea dejó todo en los 1.500 metros de nado (19:31), 38,48 kilómetros de bicicleta (59:49) y 10.000 metros de pedestrismo (34:23), el tiempo de una hora, 53 minutos y 43 segundos que marcó no le alcanzó para estar de la mitad de la tabla para arriba, ni para superar su propia marca, la de Londres 2012, cuando había terminado en el trigésimo octavo puesto.

Tellechea marcó un récord al llegar a Río, ya que es el primer triatleta argentino que compitió dos veces en un Juegos Olímpicos, y con el agregado que fue en dos instancias consecutivas.

Pese a la excelente preparación del atleta cuyano, las medallas quedaron para tres europeos, siendo los dos primeros hermanos: la de oro para el británico Alistair Brownlee (1:45:01) que era uno de los favoritos; la de plata para Jonathan Brownley (1:45:07) y la de bronce para el sudafricano Henri Schoeman (1:45:43).

Taccone terminó cuadragésimo octavo en la clasificación general. Empleó un tiempo de una hora, 55 minutos y 30 segundos, así distribuidos: 20:18 en nado, 1:00:37 en bicicleta y 34:35 en pedestrismo.

 

EL MEDALLERO

 

Estas son las principales posiciones del medallero, al cabo de la jornada de hoy:

 

Posición

País

Oro

Plata

Bronce

TOTAL

1

Estados Unidos

35

33

32

100

2

Gran Bretaña

22

21

13

56

3

China

20

16

22

58

4

Alemania

13

8

11

32

5

Rusia

12

15

17

44

6

Japón

12

6

18

36

7

Francia

8

12

14

34

8

Italia

8

10

6

24

9

Holanda

8

4

4

16

10

Australia

7

10

10

27

22

Argentina

3

1

0

4

Visto 4556 veces