Balance de la actuación de los atletas argentinos en la decimocuarta jornada de los XXX juegos olímpicos Londres 2012

Una medalla de oro, una de plata y otra de bronce fue el brillante saldo que dejó la actuación de los deportistas argentinos que hoy participaron en la decimocuarta jornada de los XXX Juegos Olímpicos de Londres. El oro llegó de la mano del correntino Sebastián Crismanich, quien además logró la primera presea en la historia olímpica del taekwondo argentino; la de plata fue por la caída de “Las Leonas”, en la final del torneo femenino de hockey sobre césped, ante Holanda, por 2-0 y la de bronce se dio por el tercer puesto logrado por Juan De la Fuente y Lucas Calabrese en la Medal Race de la Clase 470 de vela. El seleccionado masculino de básquetbol cayó ante el de Estados Unidos por 109-83, en una de las semifinales, y se ganó el derecho a jugar el domingo ante Rusia por la presea de bronce, en tanto que Miguel Correa y Rubén Rézola se clasificaron para la final de la prueba de K2, en canotaje, que se correrá mañana por las medallas, asegurándose desde ya un diploma olímpico. El detalle:

 

TAEKWONDO

 

MEDALLA DE ORO. Sebastián Crismanich le dio a Argentina su primera medalla de oro en estos Juegos Olímpicos cuando, en el South Arena 1 del complejo ExCel, venció en la final al español Nicolás García Hemme, por 1-0. De esta manera, el taekwondo argentino se llevó por primera vez una medalla de un Juego Olímpico.

El combate decisivo frente a García Hemme, quinto favorito de la competencia y vencedor en semifinales del italiano Mauro Sarmiento por 2-1, fue cerrado y se definió recién en el tercer round. Crismanich sacó rédito de su mayor capacidad de improvisación así como de su talento para hilvanar movimientos ofensivos ante un rival inteligente, calculador, que con menos aptitudes supo mantener sus ilusiones hasta el final.

Crismanich buscó insistentemente la combinación de rápidas patadas altas para marcar la diferencia, que sin embargo consiguió cuando restaban tan sólo 24 segundos para el final del combate, con una patada circular al plexo, en tijera. Así, logró instalar la bandera argentina en lo más alto del podio.

El correntino, de 25 años y séptimo favorito en el cuadro de estos Juegos Olímpicos, en su primera presentación del día se impuso por 9-5 al neozelandés Vaughn Scott, luego de ganar el primer y el tercer rounds 6-2 y 1-0, respectivamente, y perder en el segundo 2-3, logrando de esa manera meterse en cuartos de final. 

Luego se instaló en semifinales al derrotar por 9-1 al afgano Naser Ahmad Bahawi, con parciales de 1-0, 5-1, 3-0 en los tres rounds de un combate que lo tuvo como protagonista en todo momento. Un golpe a la cabeza en el segundo asalto, que le valió tres puntos, y una seguidilla de patadas, aparentemente leves a la parte trasera del muslo izquierdo, acabaron por minar las fortalezas de Bahawi -venía de superar 4-3 al marroquí Issam Chernoubi-, quien como muestra del castigo recibido salió arrastrando la pierna izquierda y apoyado del hombro de su entrenador.

Más tarde logró el pasaje a la final al vencer al armenio Arman Yeremyan por 2-1. Yeremyan venía de ganarle al marroquí Issam Chernoubi, segundo preclasificado. El primer asalto fue lento. Ambos se estudiaron mucho y sacaron pocos golpes. Crismanich buscó evitar la velocidad en el contraataque de su rival. La pelea se abrió recién en el segundo, con un oportuno golpe del correntino, y antes del final amplió la ventaja con una patada defensiva. Una penalización antes del final del tercer asalto puso el 2-1 final y sumó tensión a los segundos finales.

Crismanich fue segundo en el Mundial de Copenhague-2009 y cuarto en el de Gyeongju-2011, así como campeón en la categoría de hasta 80 kilos en los Juegos Panamericanos de Guadalajara-2011 y primero en el Campeonato Panamericano de Caguas (Puerto Rico) 2008. 

Estudioso de la agricultura, Crismanich se interesó por el judo en su adolescencia impulsado por su padre, Daniel, quien practicaba judo y karate.

La mejor actuación argentina de un taekwondista argentino en Juegos Olímpicos había sido la de Gabriel Taraburelli, cuando consiguió el cuarto puesto en Sydney 2000, con apenas 19 años.

 

HOCKEY SOBRE CESPED

 

MEDALLA DE PLATA. Recién en el segundo tiempo, Holanda pudo quebrar el inteligente planteo que realizaron “Las Leonas” para vencerlas por 2-0 y dejarlas en el segundo escalón del podio olímpico, como en Sydney 2000, en estos Juegos Olímpicos de Londres 2012, ratificando que, más allá del lógico recambio generacional, el seleccionado argentino mantiene intacta la vigencia que le permitió mantenerse entre las tres mejores en los últimos cuatro Juegos (fue, además, medalla de bronce en Atenas 2004 y en Beijing 2008).

Los goles del equipo holandés, que dirige el argentino Maximiliano Caldas, fueron conseguidos por Carlien Dirkse van den Heuvel y Maartje Paumen, a los 9 y 19 minutos del segundo tiempo, respectivamente, en esta final olímpica que tuvo como escenario al Riverbank Arena.

Argentina, segunda del ranking mundial, hizo un gran torneo, pese a no haber conseguido el título. Las chicas conducidas por Carlos Retegui, en el día del cumpleaños número 35 de su máxima figura, la rosarina Luciana Aymar, se despidieron de Londres 2012 con un sabor agridulce, ya que no lograron el único título internacional que les falta: el olímpico.

Sin embargo, enfrente estuvo nada más y nada menos que Holanda, la número uno del mundo y oro en Beijing 2008, plata en Atenas 2004 y bronce en Sydney 2000 y Atlanta 1996.

Los dos seleccionados llegaron al partido decisivo tras ganar sus grupos: “Las Leonas”, el “B” al vencer a Sudáfrica (7-1), Nueva Zelanda (2-1) y Alemania (3-1), empatar con Australia (0-0) y perder con Estados Unidos (0-1); y Holanda el “A”, luego de ganarles a Bélgica (3-0), Japón (3-2), China (1-0), Corea del Sur (3-2) y Gran Bretaña (2-1).

En semifinales las argentinas derrotaron a Gran Bretaña por 2-1 y las holandesas superaron en la definición por penales a Nueva Zelanda, después de igualar 2-2 en los 85 minutos de juego (70 reglamentarios y 15 de alargue).

ARGENTINA (0): Florencia Mutio; Silvina D`Elía, Noel Barrionuevo y Mariela Scarone; Rosario Luchetti, Macarena Rodríguez, Daniela Sruoga y Josefina Sruoga; Luciana Aymar (capitana); Carla Rebecchi y Delfina Merino. DT: Carlos Retegui. Luego ingresaron: Florencia Habif, Sofía Maccari, Rocío Sánchez Moccia y Martina Cavallero.

HOLANDA (2): Joyce Sombroek; Caia van Maasakker, Maartje Paumen (capitana), Sophie Polkamp y Merel de Blaeij; Carlien Dirkse van den Heuvel, Eva de Goede y Naomi van As; Ellen Hoog, Kelly Jonker y Kim Lammers. DT: Maximiliano Caldas. Luego ingresaron: Lidewij Welten, Kitty van Male, Maartje Goderie, Margot van Geffen y Marilyn Agliotti.

Goles de Holanda: 9m ST Carlien Dirkse van den Heuvel y 19m ST Maartje Paumen.

Arbitros: Lisa Roach (Australia) y Julie Ashton-Lucy (Australia).

Estadio: Riverbank Arena.

 

VELA

 

MEDALLA DE BRONCE. Juan De la Fuente y Lucas Calabrese se colgaron hoy una medalla de bronce, al ubicarse terceros en la Medal Race de la Clase 470, en el marco de estos Juegos Olímpicos.Los argentinos redondearon una actuación de menor a mayor y subieron el podio olímpico, algo que para este deporte es frecuente ya que se trató de los quintos Juegos consecutivos con medallas, tras las anteriores en Atlanta 1996, Sydney 2000, Atenas 2004 y Beijing 2008, todo un mérito para esta laureada disciplina.

La Clase 470 premió con el oro a Australia y la plata a Gran Bretaña, mientras que Argentina, que afrontó casi el ochenta por ciento de la competencia sin margen de error, se quedó con el bronce al haberse ubicado por delante de Italia, su principal rival, que finalizó cuarto.

Los australianos Matthew Belcher-Malcom Page cosecharon 22 unidades, los británicos Luke Patience-Stuart Bithell sumaron 30, los argentinos 63 y los italianos Gabrio Zandoná-Pietro Zucchetti 72.

El gran mérito de Calabrese y De la Fuente fue, sin dudas, haberse repuesto del error cometido en la segunda de las diez regatas clasificatorias, cuando la embarcación sufrió una vuelta de campana y no sumaron ninguna unidad, lo que motivó continuar adelante casi sin margen de error para entrar a la Medal Race.

En cuanto a la regata final sobre las aguas de Weymouth, a unos 220 kilómetros de Londres, los argentinos corrieron muy enfocados en el objetivo y redondearon una actuación sólida, sin fisuras. 

Argentina necesitaba salir por delante de Italia o bien un puesto por detrás para ganar el bronce, ya que por los puntos acumulados en las diez regatas clasificatorias era imposible luchar por el oro. 

De la Fuente, de 35 años y con la experiencia de haber participado en Sydney y también en Atenas 2004 y Beijing 2008, fue el líder de una tripulación que se mantuvo desde la largada por delante de Italia, lo que permitió definir con comodidad la clasificación, sin apremios. Juan logró su segunda medalla, tras la de bronce obtenida en Sydney 2000 junto a Javier Conte en la misma especialidad.

Para Calabrese, de 26 años, se trató de su primera experiencia olímpica y no podía haber resultado mejor, ya que luego de aquel vuelco no eran muchos los que esperaban semejante remontada, con excepción de los protagonistas, quienes jamás desconfiaron de que la medalla de bronce los esperaba al final de la semana.

A comienzo de año, la dupla alcanzó el cuarto puesto en la Copa del Mundo de Francia y dos quintos puestos en Miami y Mallorca. Además fueron quintos en el Mundial de la clase 470 en el BISC (Barcelona International Sailing Center).

Con esta medalla conseguida en Londres, la vela argentina reafirmó su lugar como segundo deporte olímpico más ganador, detrás del boxeo.

Es la novena medalla, en Juegos Olímpicos, contra las 24 del boxeo. Además, desde Atlanta 1996, lleva una cosecha ininterrumpida. Allí, Carlos “Camau” Espínola fue plata en Clase Mistral. En Sydney 2000, fue plata para “Camau” de nuevo en Mistral y bronce para Javier Conte-Juan De la Fuente en Clase 470 y Serena Amato en Clase Europa. En Atenas 2004, la dupla Carlos Espínola-Santiago Lange fue bronce en Clase Tornado, logro que repitieron en Beijing 2008. 

La primera medalla olímpica para la vela argentina había sido justamente en Londres, en 1948, en Clase 6 metros. Al timonel Enrique Conrado Sieburger lo acompañaron en este logro su hermano Julio Christian Sieburger, su hijo Enrique Adolfo Sieburger, Emilio Homps, Rodolfo Rivademar, (h) y Rufino Rodríguez de la Torre. A bordo del “Djinn” -que significa “genio” en árabe- lograron la presea luego de las siete regatas que duró la prueba. La restante, hasta Atlanta 1996, fue la plata en Clase Dragón, con Jorge Chávez-Héctor Calegaris y Jorge Del Río. en Roma 1960.

 

CANOTAJE

 

La dupla integrada por Miguel Correa y Rubén Rézola se clasificó para la final de la prueba K2, sobre 200 metros, y se aseguró un diploma olímpico, tras ingresar tercera en una de las semifinales, desarrollada en la subsede de Eton Dorney. La definición de la competencia, con las tres medallas en juego, se correrá mañana desde las 6.41.

En ella, los principales favoritos son los rusos Yury Postrigay y Alexander Dyachenko, que lograron un nuevo récord olímpico con 32 segundos y 051/1000. También competirán por las medallas: Ryan Cochrane-Hugues Fournel (Canadá), Arnaud Hybois-Sebastien Jouve (Francia), Liam Heath-Jon Schofield (Gran Bretaña), Raman Piatrushenka-Vadzim Makhneu (Bielorrusia), Ronald Rauche-Jonas Ems (Alemania) y Stephen Bird-Jesse Phillips (Australia).

Correa-Rézola debutaron en la serie “B” de la primera ronda con un tercer puesto (33s 623/1000), detrás de los binomios de Bielorrusia y Gran Bretaña.

En semifinales, mantuvieron esa posición con un mejor registro (33s 105/1000), que fue sexto entre todos los clasificados a la final.

Correa, de 29 años, disputa su segundo Juego, luego de su séptimo puesto K1 500 metros de Beijing 2008. Rézola, en cambio, debuta en el ámbito olímpico.

 

BASQUETBOL

 

La “Generación Dorada” esta vez no pudo con el “Dream Team”. El seleccionado argentino masculino cayó hoy ante el de Estados Unidos por 109-83, con parciales de 24-19, 47-40 y 74-57 siempre favorables a los estadounidenses, en una de las semifinales de los Juegos Olímpicos Londres 2012, que se jugó en el North Greenwich Arena, y buscará el próximo domingo la medalla de bronce cuando enfrente a su par de Rusia.

El equipo que dirige Julio Lamas tendrá la posibilidad así de sumar su tercera presea consecutiva en los Juegos tras el oro obtenido en Atenas 2004 y el bronce cosechado en Beijing 2008. Argentina irá ahora por la medalla de bronce ante Rusia, que hoy cayó ante España por 59-67, el próximo domingo, a partir de las 7, en el mismo escenario de hoy. La final, por el oro, será protagonizada por Estados Unidos y España, cuatro horas más tarde.

Argentina hoy no pudo con los “monstruos” de la NBA, a quienes había vencido en dos oportunidades: en el Mundial Indianápolis 2002, por 87-80, y en los Juegos Olímpicos Atenas 2004, por 89-81.

 

ARGENTINA (83): Pablo Prigioni 0, Emanuel Ginóbili 18, Carlos Delfino 15, Andrés Nocioni 7, Luis Scola 15 (f.i.); Juan Gutiérrez 6, Facundo Campazzo 7, Hernán Jasen 2, Leonardo Gutiérrez 9, Federico Kammerichs 4 y Marcos Mata 0. DT: Julio Lamas.

ESTADOS UNIDOS (109): Paul 10, Bryant 13, Durant 19, James 18 y Chandle 4 (f.i.); Westbrook 7, Williams 6, Iguodala 2, Love 9, Harden 3, Davis 0 y Anthony 18. DT: Michael Krzyzewski.

Parciales: Argentina 19-24, 40-47, 57-74 y 83-109.

Arbitros: Carl Jungebrand (Finlandia), Recep Ankarali (Turquía) y Robert Lottermoser (Alemania).

Estadio: North Greenwich Arena.

Visto 5356 veces