La “generación dorada” ya está de vuelta en casa

“No sé qué es lo que voy a hacer. Que nadie me pida nada; salvo mi familia, que es la única que me puede ayudar a decidir. Es algo que deberé resolver cuando llegue el momento, porque no se si en ese instante voy a estar jugando al básquet o con mi familia. No porque me pregunten un millón de veces voy a cambiar mi decisión. Hoy, no sé qué es lo voy a hacer”, manifestó “Manu”.

Con esas palabras, Emanuel Ginóbili se refirió a su posible retiro del seleccionado argentino de básquetbol.

Y agregó: “Nunca se sabe cuándo estás vacío y cuándo no. Uno viene de una pequeña desilusión. Duele, pero de acá a que llegue el momento de tomar la decisión, puede pasar cualquier cosa. Tu físico puede estar de cualquier manera, la cabeza, la motivación... ¿Para qué definir ahora si no tengo herramientas para definir ahora? No cambia nada el hecho de que no haya conseguido el bronce. Ni el oro ni el último puesto. Cuando llegue el momento del próximo campeonato, veré si tengo ganas, si estoy bien físicamente, si no me retiré y mi familia lo acepta”.

A la hora de analizar el cuarto puesto conseguido en Londres, el bahiense comentó que “es un gran logro. No es fácil estar en la semifinal de un Juego Olímpico. El tema es que, cuando estás ahí, tenés dos chances de ganar una medalla, no te querés volver con las manos vacías. Y esta vez nos tocó volver sin nada. Nos sentimos tristes, fue un momento muy duro cuando terminó el partido, pero qué hay que seguir. No siempre se gana. A veces te toca perder y hay que afrontar la derrota con la frente alta. Hicimos un gran trabajo. Estuvimos a un minuto de subirnos al podio otra vez, pero no se dio. La vida continúa. Con el tiempo, vamos a darnos cuenta que conseguimos algo difícil. Estar en tres Juegos Olímpicos, ganamos oro, bronce y nos quedamos en la puerta por otro bronce. Sabíamos que no era fácil y que lo que hicimos es un gran mérito, pero todavía nos duele y cuesta asumirlo. Con el tiempo nos vamos a dar cuenta de lo que hicimos. Ahora, sólo pienso en disfrutar de mi familia y de la tranquilidad”.

Con la sinceridad que lo caracteriza, Luis Scola reconoció su tristeza por no haber obtenido una medalla olímpica. “Pensábamos que íbamos a ganar la medalla y no se nos dio, así que volvemos con la frente alta, pero tristes. Pasó muy poco tiempo y es difícil elaborar el duelo. A veces se gana y a veces se pierde, esta vez nos tocó perder”,

El flamante jugador de Phoenix Suns, en la NBA, confesó, sobre la decisión de darle la bandera al taekwondista correntino para la ceremonia de clausura. que “le di la bandera a Sebastián Crismanich porque había ganado el oro un día antes y, si nosotros ganábamos la medalla, había muchas chances de que no lleguemos a la ceremonia. Así que opté porque la lleve él, porque se lo merecía”.
El ala pivote porteño aseveró que “es difícil, ahora, hacer un balance del torneo. Voy a descansar unos días antes de ir a Phoenix”.

Restando poco menos de 40 segundos en el duelo contra Rusia por la medalla de bronce, Andrés Nocioni falló un triple clave, ya que hubiera significado sacar una ventaja de un punto. El “Chapu” reconoció, al llegar a Ezeiza, que fue “una pena” que lo haya errado.

“El torneo no lo empecé muy bien. Después fui mejorando y ayudando al equipo. Una pena el último partido, en el que fallé el tiro abierto que tuve. Esto es deporte y ya está”, comentó el santafesino.

“Estoy contento porque se llegó de nuevo a una semifinal, pero con una gran amargura por no haber logrado otra medalla que, creo, habíamos hecho lo suficiente y lo necesario para conseguir. Lamentablemente, a veces es así. El partido fue parejo y no se pudo ganar. Todavía seguimos manteniéndonos entre los tres mejores del mundo. En resumen, y para sacar una conclusión de lo que fueron los Juegos, creo que es muy positivo haber llegado a una nueva semifinal”, agregó.

Sobre el recambio generacional que se avecina, dijo: “Se verá con el tiempo. Es muy temprano para hacer una conclusión. Cada uno se irá a su casa, se recuperará y pensará en lo que tenga que pensar y el año que viene ya decidiremos quiénes somos los que seguimos, los que se van y qué pasa con el recambio”.

Julio Lamas, el entrenador de este brillante equipo, consideró sobre el mismo tema que “al recambio habrá que pensarlo bien, hay que analizarlo. Primero debemos pensar qué vamos a hacer, saber con qué jugadores contamos y después sí, hacer el proyecto 2013”.

“Este año ya lo encaramos sin “Pepe” Sánchez ni Fabricio Oberto, que fueron fundamentales. Ahora hay que saber si vamos a poder contar con “Manu” Ginóbili, que es un jugador muy difícil de reemplazar”, añadió. Lamas aclaró que “no hablé con ninguno, pero Prigioni, Delfino, Nocioni y Scola tienen que ser los líderes del año próximo, para poder seguir con el recambio. Con ellos aumentan las posibilidades de obtener resultados”. Sobre los Juegos, el entrenador manifestó que “lo que más hubiésemos querido es volver con la medalla, pero nos sentimos contentos por estar entre los cuatro mejores. Hay un desencanto lógico por no haber traído el bronce. Hoy en el básquet está el “Dream Team” y luego España. En el tercer lugar, Argentina y Rusia están en igualdad de condiciones. Estuvieron los cuatro mejores equipos del mundo arriba. Siempre que se pierde o que se gana, se revisa todo. El balance lo vamos a hacer más adelante”.

 

Visto 3413 veces